Durante la jornada del viernes 22 de octubre se realizó, en el marco del proyecto Paisaje de Conservación Territorio Nonguén, un primer encuentro con actores de la comuna de Chiguayante, quienes aportaron desde sus miradas y experiencias con información relevante a considerar para una definición, de manera colaborativa, el área del Paisaje, así como también proponer Objetos de Conservación, dentro de los cuales el que más se destacó fue el agua.

El evento se realizó en modalidad híbrida (presencial y virtual vía Zoom) en el casino de la Municipalidad de Chiguayante, al cual asistieron la Asociación Rayen Leufü, la agrupación Restauración Mankimawiza, Revolución Democrática y Espacio Restauración, funcionarias y funcionarios municipales, e integrantes del Equipo Técnico del Paisaje de Conservación y de la Asociación de Municipalidades Parque Nacional Nonguén.

La reunión inició con una presentación del profesional Cristián Cornejo Moraga, integrante de la Mesa Técnica de la Asociación de Municipalidades Parque Nacional Nonguén, y profesional del área de Biodiversidad de la SEREMI de Medio Ambiente de la Región del Bío Bío. Explicó la importancia del proyecto y contextualizó su base institucional, así como también el tema de la protección del territorio y el fundamental aporte que realizan los distintos actores,  en cuanto al rescate del patrimonio natural para la conservación de la biodiversidad, teniendo en cuenta la crisis ambiental presente al día de hoy.

Posteriormente el Alcalde de la comuna de Chiguayante, y actual Presidente de la Asociación José Antonio Rivas realizó un saludo a las personas asistentes a la jornada, y comentó algunos logros y acciones que se han gestionado desde la Asociación Nonguén, enfatizando en la posibilidad de la proyección de Chiguayante como una ciudad armónica y sustentable.

Posteriormente se procedió a la presentación del proyecto por parte de las profesionales del Equipo del Paisaje de Conservación Territorio Nonguén (PCTN), la Antropóloga Paula Fuentealba Urzúa y la Bióloga Marina Ariana Bertin Benavides. 

La iniciativa del PCTN surge ante la necesidad urgente de proteger el último relicto de bosque caducifolio de Concepción que queda en la tierra. El Paisaje de Conservación es una figura de protección de la naturaleza,  cuyo objetivo es promover la conservación y uso sustentable de la biodiversidad más allá de las áreas que ya están protegidas.

La jornada tuvo el objetivo de realizar la presentación del proyecto, donde se explicó el proceso de conformación del Consejo de Desarrollo, el cual consiste en la adscripción voluntaria de actores territoriales, públicos, privados e institucionales, quienes aporten con sus conocimientos sobre los Objetos de Conservación que, dentro de su experiencia empírica e intelectual, consideren importantes para proteger y conservar. Se distinguirán las amenazas y factores que permiten o dificultan su existencia, y en base a ello, se elaborarán estrategias y mecanismos para realizar acciones que mitiguen el daño que pueda producirse a dicho Objeto. Lo anterior se plasmará en el Plan de Gestión del Paisaje de Conservación, documento en el cual se establecerán los compromisos adquiridos por cada uno de los actores.

 

¿Por qué es tan significativa la protección de este territorio?

Existen diversos factores que inciden en la decisión de proteger y cuidar un territorio, dentro de los cuales no solamente se destaca la categoría natural y biológica, sino que también es imperativo recalcar el ámbito cultural, social, emocional o histórico de un lugar, para así posteriormente identificarlo como un espacio de valor para que las generaciones futuras lo releven de acuerdo a la importancia otorgada por la comunidad que habita en él.

En cuanto a lo anterior, cabe destacar algunas amenazas que dificultan actualmente la protección, y es en base a ellas que se deben elaborar estrategias para solucionar los problemas de manera conjunta entre agrupaciones territoriales y ambientales, entidades públicas, propietarios y empresas privadas ligadas al territorio:

  • Incendios, actividad forestal, tala ilegal de bosque nativo
  • Trazado de Transmisión Eléctrica Hualqui – Mataquito
  • Loteos inmobiliarios y crecimiento urbano e industrial
  • Especies exóticas invasoras
  • Peticiones mineras
  • Rellenos de humedales
  • Inundaciones
  • Microbasurales
  • Etc.

Durante la reunión, los distintos actores que asistieron, aportaron con información empírica significativa que determinará puntos indispensables para considerar al momento de la elaboración de los documentos e instancias anteriormente mencionadas:

 

EL AGUA

Existen en Chiguayante, en diversos sectores, afluentes de agua que toman un valor primordial para la ciudadanía, ya sea porque genera en ese territorio un ecosistema diverso, forma parte de hitos culturales, o históricamente ha servido a la comunidad como fuente de provisión al momento de la escasez del recurso. Algunas quebradas, la Cascada y el Estero de Leonera, fuentes de agua presentes en el Valle de la Piedra, en el sector La Pradera II; cerca del colegio Las Madres Paulinas se ubican vertientes y bosque nativo, y finalmente, el Río Bío Bío.

 

BOSQUE Y BIODIVERSIDAD

En cuanto a las áreas de bosque que se considera destacar y poner en valor, se mencionó el Queule, algunas tomas de terreno, las cuales deberían ser reguladas, así como también la deforestación y el monocultivo que tensiona y erosiona el suelo. Es importante conservar y proteger la cumbre y ladera del Manquimávida, para mantener seguro el ambiente de las especies como el pudú, u otras que se ven amenazadas por la cantidad de luz que les afecta, ya que habitan en zonas de oscuridad.

 

OTROS FACTORES

Un aspecto que es esencial en Chiguayante y que une a toda la comuna es el Cerro Manquimávida y su uso cultural, espiritual y recreativo; la comunidad realiza actividades deportivas como el trekking, caminatas, observación de especies, así como también ceremonias u otras actividades de valor para los habitantes. 

Además, se pretende relevar la significancia que tiene el histórico Camino del Indio, y también la Granja Educativa.

 

PROBLEMAS Y AMENAZAS

En cuanto a los problemas presentes en Chiguayante, uno de los que más se mencionó fue la flora y fauna introducida (pinos, perros, gatos), y también los microbasurales, que generan dificultades en los sitios donde aparecen. 

 

Si bien, todo el polígono es valioso para incorporar dentro del Paisaje de Conservación, hay que poner el foco en aquellos Objetos que requieren de atención urgente, y en base a ellos es primordial una fase de sensibilización a la población, con el propósito de que comprenda la importancia de cuidar el entorno en el cual vive, y desarrollar un estilo de vida amigable con el territorio para generar el menor daño e impacto a las especies. El componente emocional y político son la base para cambiar y conseguir un tejido natural y social cohesionado, y así no perder los entornos naturales, coexistiendo de manera armónica y sustentable.